Blog

¿Qué es una casa o un edificio Passivhaus, y cuáles son los principios básicos exigidos para certificarlos como tal?

Passivhaus

Las casas y edificios que están construidos según los estándares Passivhaus son aquellas casas y edificios en los que se reduce en un 75% las necesidades de calefacción y de refrigeración, y el resto de energía puede ser cubierta fácilmente con energías renovables.

Esto implica que las casas o edificios que obtengan el certificado Passivhaus deben cumplir los 5 de requisitos imprescindibles:

 

1. Un excelente aislamiento térmico.  Aquí entra en juego la envolvente, en el que las paredes exteriores, la cubierta y la solera deben tener una baja transmitancia térmica.

 

2. Ventanas y puertas de altas prestaciones.  Las carpinterías utilizadas tienen muy baja transmitancia térmica y las ventanas son de doble o triple vidrio, dependiendo del clima, combinadas con carpinterías de altas prestaciones térmicas, rellenas de un gas inerte.

En función de las condiciones climáticas se realiza la selección del vidrio, y ésta varía en función del factor solar.

 

3. Ausencia de puentes térmicos.  Los puentes térmicos son aquellos puntos de la envolvente de un edificio o de una casa que se debilitan debido a un cambio de su composición o al encuentro de distintos planos o elementos constructivos. Un correcto planteamiento de los edificios y casas construidos bajo los estándares de Passivhaus permite eliminar los puentes térmicos y así, eliminar las pérdidas de energía.

El estándar Passivhaus garantiza la máxima continuidad de la envolvente exterior reduciendo al máximo los puentes térmicos y garantizando la no formación de condensaciones ni de mohos superficiales.

 

4. Ventilación mecánica con recuperación de calor. Este requisito es el que garantiza la calidad del aire interior de las casas o edificios certificados Passivhaus. Al igual que los parámetros anteriores, la estanqueidad de los edificios busca una mayor eficiencia energética, en este caso mediante la minimización de las infiltraciones de aire no deseadas.

Para minimizar la demanda energética del edificio, se establece según el estándar Passivhaus una renovación de aire aproximadamente del 30% del volumen de los espacios interiores, aunque en verano suele ser algo mayor.

La función primordial de este tipo de ventilación es asegurar la calidad higiénica de los espacios interiores y garantizar la extracción de agentes que pueden ser nocivos para el cuerpo humano o el edificio como CO2 y otros gases nocivos como el radón, vapor de agua, componentes orgánicos volátiles (COV) y olores de la actividad humana.

 

5. Estanqueidad del aire.  En una construcción Passivhaus, la envolvente debe ser lo más estanca posible logrando que no haya corrientes de aire entre ventanas y que el sistema de ventilación mecánica sea más eficiente.

En una construcción convencional es muy común que se den corrientes de aire a través de las ventanas, de las puertas, y de cualquier otro hueco de la vivienda. Esto se produce porque la vivienda no es hermética.

La estanqueidad de una vivienda sólo trae beneficios para los habitantes de la misma porque previene problemas de humedad, aumenta la eficiencia energética, mejora aislamiento acústico, mejora el confort interior, crea un ambiente saludable.

 

A modo de resumen, una casa Passivhaus tiene que cumplir las siguientes condiciones:

  • Demanda máxima de energía útil para calefacción, 15 kWh/m2año.
  • Demanda máxima de energía útil para refrigeración, 15 kWh/m2año.
  • La envolvente exterior del edificio no debe tener una estanqueidad mayor que 0,6 volúmenes/h (medida con una presión de 50 Pascales).
  • Consumo máximo de energía primaria para calefacción, refrigeración, agua caliente sanitaria (ACS) y electricidad, 120kWh/m2año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *